Almondróguez

El proceso de Tinta

El proceso de Tinta

Ahora toca mostrar el proceso de tinta del encargo para la comunión.

Esta parte, junto con la de lapicero, es con la que sin duda más disfruto. La del lapicero es la fase en la que más se tiene que estrujar uno el cerebro, que en mi caso es del tamaño de una nuez. Hasta que no he encajado los elementos en el lienzo y no veo que la cosa funciona no puedo empezar a dar los trazos que ofrecen detalle al dibujo. Lo primero son formas básicas que indican volúmenes y dirección. Luego llega el movimiento y expresión que quiero dar a los personajes. Es en esta fase cuando empieza la diversión, que continua con el proceso de tinta, donde puedo dejar descansar la cabeza para que no me salgan agujetas cerebrales.

Solamente dejo que la mano trace y disfruto.

A %d blogueros les gusta esto: